Camineo.info

Noticias opiniones y formación católica en internet
  1. El número de peregrinos a Tierra Santa continúa creciendo: se ha doblado en los dos últimos años

    La Oficina de Peregrinación Franciscana, que programa las misas para los peregrinos que visitan los Santos Lugares y por tanto ofrece una información muy fiable, ha dado a conocer datos muy positivos sobre el aumento de peregrinos a Tierra Santa.

    En 2016 los lugares santos recibieron 274.983 peregrinos, que ascendieron a 411.754 en 2017 (+137%) y a 538.429 en lo que va de 2018, lo que supondrá que al finalizar el año se habrá doblado el número de fieles respecto a dos años antes.

    Durante los años de mayor inestabilidad en Oriente Medio a causa del genocidio contra los cristianos y el conflicto entre Israel y Palestina, la Custodia de Tierra Santa multiplicó sus llamamientos para no detener las peregrinaciones, ya que la presencia de visitantes es clave para la subsistencia de las comunidades cristianas locales.

    Los países con mayor número de peregrinos son Estados Unidos (127.964), Italia(60.417), Polonia (50.707) e Indonesia (30.813). Según recuerda Gaudium Press, las cifras oficiales sólo toman en cuenta los grupos de peregrinos que se registran oficialmente para reservar tiempos de oración en los Santuarios. Por este motivo, los peregrinos reales son más numerosos, ya que muchas personas viajan individualmente o en grupos pequeños que no realizan el proceso de registro.

    Por su parte, y corroborando estos datos, la Oficina Central de Estadística de Israel publicó los datos de ingreso de turistas al país desde enero hasta octubre de 2018. Según el organismo, más de tres millones de personas foráneas ingresaron al país (3.399.300), un 15% más que en 2017 y un 44% más que en 2016.

  2. El Regnum Christi elige gobernarse colegiadamente y que los laicos participen de derecho con voz y voto consultivo

    El Regnum Christi solicita a la Santa Sede ser reconocido canónicamente como una federación, formada y gobernada colegiadamente entre los Legionarios de Cristo, las Consagradas y los Laicos Consagrados, con voto consultivo de los laicos, que se asociarán individualmente a la Federación. Así ha llegado a su etapa final el camino que el Regnum Christi recorre desde 2010 de la mano de la Santa Sede para dotarse de una forma jurídica adecuada a su realidad, y de un Estatuto que ahora se presenta a la Santa Sede para que las autoridades eclesiásticas correspondientes lo valoren y soliciten las enmiendas que consideren necesarias de cara a su aprobación final.

     

    El Estatuto General expresa el punto de encuentro del discernimiento que han hecho juntas las cuatro vocaciones del Regnum Christi durante el proceso de renovación en lo que respecta a su carisma y misión común, espiritualidad, miembros, organización y gobierno. Ha sido un proceso participativo y global en el que han tenido la posibilidad de involucrarse desde 2010 todos los miembros del Regnum Christi de las cuatro vocaciones que forman esta realidad eclesial, unos 22.000 entre legionarios de Cristo, consagradas, laicos consagrados y laicos. El último paso han sido las Asambleas Generales y Capítulo, celebrados los pasados días 19 de noviembre al 6 de diciembre en Roma.

     

    Las palabras con que Mons. Rodríguez Carballo, O.F.M, secretario de las Congregaciones de Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, se dirigió a la Asamblea al final de la misa inaugural de la Asamblea General resonaron y guiaron el trabajo de estas semanas: «Felicidades y que desde este momento el Regnum Christi continúe trabajando, si es posible incluso, con mayor fuerza como una familia unida en Cristo y en el mismo carisma. Contad siempre unos y otros y otras con la ayuda de la Madre Iglesia que ciertamente os dará la mano como os la ha dado hasta hoy en cualquier momento y circunstancia […]. Nadie entre ustedes podrá desarrollar su misión aisladamente […]. Siempre os voy a repetir ¡uníos!, porque el carisma es uno, aunque las formas de desarrollarlo y de vivirlo sean diversas».

     

    El Estatuto, un punto de encuentro del proceso de renovación

    El director general del Regnum Christi, el P. Eduardo Robles-Gil, L.C., al inicio de la Asamblea General, afirmó que el Estatuto «es un paso más hacia la madurez eclesial. Es ir hacia adelante, hacia una mayor plenitud eclesial y carismática». 

    El resultado del proceso de renovación supone un avance real en la autocomprensión del Regnum Christi, y hay «algunos signos concretos que irán desplegándose poco a poco», y que quedan recogidos en el Estatuto, explica la Asamblea General en su mensaje final.

     

    El Regnum Christi, una realidad de la Iglesia formada por cuatro vocaciones: legionarios de Cristo, consagradas, laicos consagrados y laicos

    Uno de los aspectos clarificados durante este proceso de renovación es la propia identidad del Regnum Christi como una realidad formada por cuatro diferentes vocaciones (Legionarios de Cristo, consagradas, laicos consagrados y laicos) cada una de las cuáles expresa con su personal originalidad la misión y carisma común del Regnum Christi. 

     

    Corresponsabilidad

    Consecuentemente, el proceso ha concluido que cada una de las cuatro vocaciones que forman el Regnum Christi es corresponsable de la custodia del carisma común, se reconoce el valor de la autonomía de cada una, y la importancia de su adecuada expresión canónica.

     

    Pertenencia de la Legión al Regnum Christi

    Durante el proceso de renovación, se ha confirmado la pertenencia de la Legión de Cristo al Regnum Christi de forma inseparable tanto en el Capítulo General de los Legionarios de Cristo de 2014 (CCG 2014, 2) como en la comunicación del Capítulo General de abril de 2018. (CCG 2018, 12). 

     

    Una federación como forma canónica

    Se ha determinado que la federación es la forma jurídica más adecuada para el Regnum Christi, y que supone «dotarlo de una configuración canónica más sólida que aquella del Estatuto de 2004 y más acorde con la fisonomía de la realidad carismática del Regnum Christi», ha explicado la Asamblea General en su mensaje final.

     

    Gobierno colegiado en que los laicos participan de derecho con voz y voto consultivo

    La colegialidad del gobierno de la Federación es otra de las grandes novedades. Supone un avance y expresión de una forma renovada del ejercicio de la autoridad al servicio de la misión común del Regnum Christi. Pone de manifiesto el espíritu de comunión y la complementariedad de las vocaciones respetando la autonomía propia de cada vocación.

     

    El órgano de Gobierno de la Federación se llamará Colegio directivo. Estará formado por los directores de las vocaciones consagradas –legionarios de Cristo, consagradas y laicos consagrados- y por dos laicos con voz y voto consultivo. 

     

    Los laicos han expresado la importancia de profundizar en su identidad como laicos en el Regnum Christi y la Iglesia viendo «la necesidad de crecer en el futuro hacia una mayor armonía entre la identidad jurídica y la realidad carismática del Regnum Christi».

     

    Gobierno, dirección y gestión de las obras orientados a la misión

    En relación con el gobierno de las obras, el Estatuto establece que podrán depender de una de las vocaciones, de varias, o de la propia Federación Regnum Christi, y que cada obra establecerá en sus estatutos correspondientes la manera de ser gobernada en ese sentido. La obra actualmente existente se organizará desde la realidad de cada territorio y obra a lo largo de los próximos años.

     

    Expresión renovada y compartida de la espiritualidad

    El Estatuto contiene una expresión renovada y compartida de la espiritualidad y de los principios de acción apostólica, y delinea con claridad los fundamentos espirituales del Regnum Christi. Sus miembros buscan «dar gloria a Dios y hacer presente el Reino de Dios en el corazón de los hombres y en la sociedad» (EFRC 7) por la propia santificación y la acción apostólica.

     

    Ratificación por unanimidad

    El Estatuto fue acordado en la Asamblea General con 58 votos a favor, 2 en contra y 1 abstención. Las Asambleas Generales de las Consagradas del Regnum Christi y de los Laicos Consagrados del Renum Christi lo ratificaron por unanimidad. El Capítulo General, por su parte, lo ratificó con 59 votos a favor y una abstención.

     

  3. El arzobispo Pizzaballa ordenó diácono a un joven español que ejercerá su ministerio en Israel y países cercanos

    La histórica y estrecha relación que España tiene con Tierra Santa lo será si cabe un poco más a partir de ahora. Javier Martínez Alcalá, un joven de Zaragoza, el lugar en el que la Virgen María se apareció al Apóstol Santiago, dedicará su vida precisamente a servir a la tierra en la que nació Jesús y el propio hijo de Zebedeo.

    El pasado fin de semana, en la víspera de la fiesta de la Inmaculada, este español fue ordenado diácono en la iglesia de los Doce Apóstoles de la Domus Galileae, la casa que el Camino Neocatecumenal tiene junto al Mar de Galilea, en Tierra Santa.

    Sacerdote para Tierra Santa... o para Arabia

    A partir de ahora Javier Martínez ejercerá como diácono antes de ser ordenado sacerdote para el Patriarcado Latino de Jerusalén, y llevará el Evangelio no sólo por Israel, sino también por los países vecinos como Jordania, donde ya ha pasado un año realizando una experiencia misionera.

    La celebración fue presidida por el arzobispo Pierbattista Pizzaballa, administrador apostólico del Patriarcado Latino de Jerusalén, y junto a él estuvieron los distintos líderes de las comunidades religiosas de Galilea y Jaffa, Tarshiha y Kufar Yasif, donde este nuevo diácono completa su itinerario de formación en la fe.

    Según informa el Patriarcado en una nota, el evento también se vio enriquecido por la celebración de la solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, de particular importancia para el Camino Neocatecumenal, ya que ese mismo día su iniciador, Kiko Arguello, recibió hace más de medio siglo de parte de la Virgen la inspiración realizar comunidades cristianas como “la Sagrada Familia de Nazaret, que vivan en humildad, sencillez y alabanza, y donde el otro es Cristo". Este fue el germen de lo que hoy es una de las realidades eclesiales más pujantes de la Iglesia.

    "El que te trajo aquí no te abandonará"

    Pizzaballa se dirigió al nuevo diácono español: "En el día de tu ordenación diaconal, la liturgia te dice que estás aquí por la gracia de Dios, por su intervención (…). Seguramente hoy en tu corazón tendrás temores sobre tu futuro, pero esta Palabra te invita a confiar porque el que te trajo aquí no te abandonará”.

    "¡Que seas un servidor de la Iglesia, que toda tu vida sea un servicio confiado a la Palabra de Dios, y puedas ser testigo de quién eres y de a quién perteneces!", le dijo el arzobispo a Javier.

    "Estoy dispuesto a ir donde sea"

    En una reciente entrevista con Religión en Libertad, Javier Martínez hablaba sobre la vocación que le acabó llevando a Tierra Santa. En el Seminario Redemptoris Mater de Galilea hay 34 seminaristas de 14 países, y candidatos no sólo de rito latino sino también maronitas y greco-melquitas.

    Tras más de 8 años en Galilea su vida está ya aquí. “Quizás hubiera sido más fácil y más lógico estar en España pero los pensamientos de Dios no son los míos. Yo estoy dispuesto a ir donde sea”, aseguraba.

    Además, es literalmente así. Javier ha convivido y convivirá con árabes cristianos, musulmanes y judíos, y explicaba que “me siento llamado a amar a todos, conociéndolos. Hacemos cursos del Corán para conocerlos mejor y estudiamos el hebreo, el judaísmo y sus fiestas, también. Pero sobre todo estamos con los árabes cristianos anunciando que la salvación para todo hombre sea cristiano, judío o musulmán es Cristo".

    La alegría está en evangelizar

    Esta misión de diaconado de momento le llevará por Israel, pero su misión futura puede estar en tierras del Islam. También en este seminario del Camino Neocatecumenal le han preparado para eso. Ya ha vivido una experiencia misionera en Jordania, pero también podría llegar un día, como otros compañeros suyos, que le toque ser misionero en Siria, Bahrein, Emiratos Arabes y quién sabe si algún día en Arabia Saudí.

    “Me veo toda la vida aquí porque lo lleva Dios, no yo. Esto es lo que me da alegría, evangelizar, encomendando mi vida a Él”, explicaba Javier.

    Publicado originariamente en Fundación Tierra Santa

  4. Cientos de niños y niñas, procedentes de once colegios de la provincia, participarán en este certamen

    Será este fin de semana, el domingo 16 de diciembre, a las 17:00 horas, cuando cientos de niños y niñas se den cita en el Colegio Maristas de Alicante para participar en la XXVII edición del Festival Escolar de Villancicos, organizado anualmente por la Diócesis de Orihuela-Alicante, desde su Delegación de Enseñanza.

     

     Un año más se espera una afluencia masiva ya que se va a contar con la actuación de once colegios, tanto diocesanos como públicos, procedentes de diferentes localidades de la provincia. En su conjunto, todos ellos entonarán más de una veintena de villancicos distintos en un adelanto de la Navidad.

     

    Cada uno de los centros escolares participantes entonará dos villancicos ante la atenta mirada de familiares, amigos y cientos de pequeños procedentes de toda la Diócesis.

     

  5. III Domingo de Adviento

    CAMINEO.INFO


    Celebramos el Tercer domingo de Adviento, domingo Gaudete. Domingo del gozo, de la alegría. Hoy la primera y segunda lectura nos invitan al gozo, al júbilo.

     

    Decía la primera lectura: “Regocíjate, hija de Sión, grita de júbilo, Israel; alégrate y gózate de todo corazón, Jerusalén”. Si actualizamos al siglo XXI y a nuestra realidad esta frase, nos queda así: “Regocíjate, grita de júbilo, ciudad de Parets; aclama, Parets. Alégrate y gózate de todo corazón, ciudad de Parets. Ante el Señor que viene: gozo, alegría, celebración. No a una alegría de contar chistes, sino a una alegría interior, profunda, espiritual, que nace de nuestra esperanza: “El Señor está cerca”. Jesús viene, vendrá a nosotros de una manera nueva. Esta esperanza nos llena de júbilo.

     

    En la segunda lectura San Pablo nos dice: “Estad siempre alegres en el Señor; os lo repito, estad alegres…, nada os preocupe”. Es interesante destacar que esto San Pablo lo escribe desde la prisión. ¡Los cristianos no necesitamos que todo nos vaya bien para estar contentos, para ser felices! 

     

    Y otro hecho destacable de estas palabras de San Pablo, es que en el lenguaje cotidiano no decimos nunca “alegrarse en una persona”. Sino más bien decimos “alegrarse con una persona” o “alegrarse por una persona”.

     

    San Pablo habla de alegrarse “en el Señor”. Nuestra alegría parte de él, de estar unidos, insertados en él. “Alegres en el Señor”. Expresión que nos tendría que hacer mirar nuestra vida. ¿Estoy contento en el Señor? ¿Mi júbilo mana de estar en Él? ¿O mana de la familia, del trabajo, o del Barça? Que es muy bueno que mane alegría de todas estas dimensiones, pero, un signo de la cualidad de la salud de mi cristianismo es que de la relación con Jesús mane mi alegría más profunda.

     

    Segunda idea: La preparación de la venida del Señor no es sólo espiritual. La preparación de la venida del Señor no se limita a unas actitudes en nuestra oración, no se limita a tener unas determinadas esperanzas, no se limita a una intensificación de la contemplación de la encarnación de Dios. La preparación de la venida del Señor también debe manifestarse en nuestro modo de vida. Le acogemos no sólo desde nuestro corazón y nuestro espíritu, también le debemos escoger desde nuestra vida. (oración colecta Primera semana de Adviento).

     

    En la lectura del evangelio de hoy San Juan Bautista predica la llegada del Mesías, pero para que se pueda acoger esa llegada del Mesías, San Juan Bautista predica un bautismo de conversión, predica un cambio de vida. Y ese cambio de vida es el que nos predispone para acoger al Mesías.

     

    Por eso la gente se acerca a Juan y le pregunta hoy por tres veces, ante el Mesías que llega, ¿qué hemos de hacer? San Juan Bautista predica cambio de vida, y él les da respuestas concretas, para llevarlas a la práctica: “El que tenga dos túnicas, que se las reparta con el que no tiene; el que tenga comida, haga lo mismo”.

     

    Para acoger la venida del Señor deberemos intensificar el bien que hacemos. Ya lo hacemos, pero podemos intensificarlo. ¿Qué bien hemos de hacer?. Aquello que preguntaban a Juan Bautista, pregúntaselo tú a Jesús: “Qué hemos de hacer?” ¡¡Quizá entonces te hablará de la reconciliación con… Quizá entonces te ilumine que compras mucho y compartes poco con los pobres… Quizá te ilumine que la Navidad es un tiempo óptimo para evangelizar, para comunicar la Buena Noticia de un Dios que se hace hombre!! No podemos reducir la Navidad a unos días donde hay buenos sentimientos y ya está. Pregunta a Jesús: ¿Qué he de hacer?

     

    Tercera idea: Hoy se acercan a San Juan Bautista dos personajes alejados del judaísmo, los soldados y los cobradores de impuestos. Los unos eran los invasores, los otros eran los que se habían aliado con los invasores y empobrecían al pueblo con el cobro de impuestos. Hoy en el evangelio se ve como también  para ellos también hay salvación.

     

    Este tiempo litúrgico es un tiempo especialmente idóneo para pedir por los que están alejados de Dios y de la Iglesia. Para que nuestra oración “Ven, Señor Jesús” se haga realidad en ellos, y Jesús pueda renacer, nunca mejor dicho, en ellos. No podemos dejar de tenerles presentes. Pidamos por ellos… “Ven, Señor Jesús a Juan, a Alberto, a Mireia,...”. De la intensidad de nuestra petición y esperanza depende en parte su salvación.

    Hagamos unos momentos de silencio en los que le preguntamos a Jesús “¿Qué hemos de hacer?” ¿Qué buena acción debemos hacer para preparar la llegada de Jesús a nuestros corazones …?

  6. Escuela de administración hotelera de Notre Dame Center Jerusalén
    Mas de 300 estudiantes palestinos de Jerusalén y de Belén se han graduado en el Restaurante Escuela del Instituto Pontificio  Notre Dame de Jerusalén.

    En 1990 se inaugura una Escuela de formación Profesional con capacidad para 90 estudiantes palestinos.

    El plan de estudios del curso combinó parte teórico y práctico en la industria de la restauración y la gestión hotelera y duró un año.

    Después se convirtió en un programa a 2 años consistente de 4 semestres, tres de los cuales son teóricos y el cuarto involucra prácticas en la industria hotelera y restauradora.

    El 7 de octubre del 2004 The Professional Promotion Hospitality Section (PPHS) del Centro de Notre Dame de Jerusalén firmó un acuerdo con la Universidad Bethlehem para que estudiantes del centro que habían pasado su examen gubernamental (Tawjihi) con un promedio de 65%, y han completado sus dos años en el PPHS con un promedio de “C”, tuvieran la posibilidad de continuar su educación en Hotel Management y adquirir un mejor Diploma o un BA en Hotel Management.

    Desde que se inauguró la Escuela de Formación Profesional ha tratado siempre de mantener a sus instructores actualizados y desarrollar cursos para conocer los estándares internacionales. La facultad cuenta con veintitrés profesionales que trabajan en la industria de la hospitalidad.
    Los estudiantes que han completado exitosamente el programa reciben:

    Un certificado acreditado por la PPHS, la Universidad Bethlehem y el Instituto de Tecnología de Dublín.
    La oportunidad de recibir la certificación profesional al tomar los exámenes de desafío, organizados por el Instituto de Educación (The American Hotel & Motel Association).
    La oportunidad para recibir en un futuro entrenamiento profesional, en España, Francia, Italia o México.
  7. Se acumulan los problemas ¿quién los resolverá?

    Todos los medios de comunicación han publicado con grandes titulares la caída de la natalidad en el primer semestre y el aumento de las defunciones lo que implica un descenso de la población, pero esta situación no se ha producido de la noche a la mañana y de forma imprevisible.

    Hace bastante tiempo que comenzó la caída de la natalidad en España al mismo tiempo que también caía la tasa de nupcialidad, pero los informes del Instituto de Política Familiar o los del Instituto Nacional de Estadística no merecieron la atención de los medios de difusión.

    No sé si para tranquilizar a la población o siguiendo instrucciones de “más altos y severos organismos” se han apresurado a publicar que este déficit poblacional está compensado con el aumento de la emigración, es decir: no se preocupen si los españoles estamos en proceso de extinción pues ya vendrán de África a poblar nuestra península. ¿Creen que exagero? Tiempo al tiempo, aunque yo no estaré ya aquí para comprobarlo.

    He leído en algún lado que la ley de eutanasia que prepara el gobierno quizás sea innecesaria ya que España se está suicidando sin ayuda.

    Hay quien me recuerda que los españoles  también fuimos emigrantes en Alemania durante muchos años pero pienso que la situación es distinta. Alemania salió de la guerra con un déficit de población mientras que mantenía casi intactas sus fábricas. Por el contrario España salió de la guerra sin industrias que pudieran absorber el excedente campesino que se veía necesitado de acudir a Alemania o a la vendimia francesa. Aquello fue una emigración de ida y vuelta, bastante regulada. Nada que ver con la invasión  de pateras que padecemos.

    Pero volviendo a nuestra situación de envejecimiento de la población puedo comprobar cada día que en mi barrio somos muchos viejos, pocos niños, muchas mascotas y cada vez más musulmanes que van ocupando bloques enteros de las viviendas baratas que se construyeron en los tiempos de la Obra Sindical del Hogar (que no forma parte de la memoria histórica que se enseña en los colegios).

    La emigración americana, de la que se habla poco, ha encontrado ocupación en las empresas de limpieza y en el acompañamiento de las personas mayores que no pueden valerse por sí mismas. Los africanos o bien tienen medios para montar sus propios negocios de todo a 100 o malviven vendiendo baratijas de forma ambulante y algunos manteros. Cuando hace algunos años tuvimos la burbuja inmobiliaria muchos encontraron trabajo como peones de la construcción:

    Se nos van acumulando los problemas, unos viejos como el separatismo y la corrupción y otros como la educación convertida en adoctrinamiento, la manipulación de la historia con el engendro de Ley de Memoria Histórica, la ley sobre violencia de género que criminaliza al hombre por ser hombre y la situación de una clase media de médicos, maestros, profesores y hasta jueces que salen a la calle a reclamar sus derechos, pues han pasado de ser clases respetadas a ser agredidos de diversas formas o la “inseguridad social” que no sabe si podrá garantizar las pensiones y un largo etcétera.

    Hace cuarenta años vivimos una hermosa esperanza, hoy una inquietante desazón. Habrá que rezar por nuestros políticos para que sean capaces de preocuparse menos por su partido y más por el bien común.

  8. II Domingo de Adviento

    CAMINEO.INFO.-


    Estamos celebrando el segundo domingo de Adviento. Nuestra espiritualidad ha de estar puesta en “modo Adviento”. Nos es necesario entrar en el ritmo del Adviento para poder recibir todas las gracias que el Señor nos quiere conceder.  Despistarnos en un tiempo litúrgico quiere decir dejar de recibir innumerables gracias que el Señor nos quiere conceder. “Espiritualidad en Modo Adviento”.

     

    Hoy las lecturas que hemos leído nos están gritando: ¡esperanza!, ¡tened esperanza! Dios nos quiere comunicar el don de la esperanza en este tiempo de Adviento, y, en especial en esta eucaristía.

     

    Esperanza de que es posible que las cosas y las personas cambien. Lo decíamos el otro día: poca práctica religiosa, comunidad envejecida, dificultad para incorporar nuevos miembros. Pero el plan de Dios no es éste, Dios desea otra cosa. Puede haber un cambio. Dios nos ha hablado en la primera lectura y nos ha dicho a nosotros:

     

    “Jerusalén (nosotros podemos decir Parets) despójate de tu vestido de luto y aflicción y vístete las galas perpetuas de la gloria que Dios te da, envuélvete en el manto de la justicia de Dios y ponte en la cabeza la diadema de la gloria del Eterno”.

     

    La primera lectura nos habla de que Dios viene, y si Dios viene nos hemos de llenar de esperanza... Dios quiere venir a nuestros corazones, a nuestra parroquia, a nuestro pueblo y transformarlo todo. Es preciso que ésta sea nuestra esperanza, nuestro deseo.

     

    Si en el siglo XIX no hubieran habido unos científicos que tuvieron la esperanza de encontrar un remedio contra la tuberculosis, ahora aún moriría gente de tuberculosis. La esperanza que tenían les llevó a poner unos medios para encontrar el remedio, y lo encontraron.

     

    ¿Deseamos que la vida cristiana vaya creciendo en  Parets? ¿Esperamos que mejore? Nuestra sociedad vive un dinamismo de descristianización... ¿esperamos que esto cambie? ¿Por qué nada no cambia y todo va empeorando? En parte es porqué no esperamos nada, porqué no tenemos esperanza...

     

    Hace unos años en un Sínodo de Obispos europeos, decían que si Europa ha perdido la fe es porqué antes ha perdido la esperanza. ¡¡No os dejéis robar la esperanza!!

       

    Si nosotros tenemos esperanza de que las cosas pueden cambiar, entonces, pondremos los medios para que las cosas cambien.

    Resumiendo:

           .   Dios quiere cambiar las cosas...

           .   Dios puede cambiar las cosas...

           .   Dios quiere nuestra colaboración para                                           cambiarlas.

     

    ¿Cómo podemos colaborar para que las cosas cambien? El evangelio nos da la respuesta: nos dice el profeta Isaías y Juan Bautista: “Preparad el camino del Señor, allanad sus senderos”. Jesús quiere venir de una manera nueva a nuestra vida, a nosotros nos hace falta prepararle el camino. En estas palabras tenemos un resumen de cuál ha de ser nuestra actitud en el Adviento.  

       

    Es Dios que nos dice “Preparad el camino del Señor”...” no podemos quedar indiferentes ante esta exhortación. ¿Qué estamos haciendo o qué haremos nosotros para abrir una ruta al Señor, para allanarle el camino? ¡¡Pensémoslo!!

    Dios no puede forzar nuestro corazón, el corazón del hombre sólo se abre por dentro, no se puede abrir desde fuera. Dios quiere entrar, pero, nos hace falta a nosotros abrirle el corazón.

     

    ¿Cómo podemos abrir una ruta al Señor, cómo podemos allanarle el camino? La respuesta también nos la da el evangelio: El evangelio nos explica como Juan Bautista recibe la Palabra de Dios en el desierto.

     

    Decir desierto quiere decir: silencio, búsqueda de la esencialidad, luchar contra la propia soberbia, quiere decir repensar el sentido de nuestra vida, quiere decir repensar nuestras relaciones humanas, vivir en profundidad, lejos del ruido y de las vanas preocupaciones del mundo.

     

    Nos hace falta a todos tranquilidad, una cierta soledad, paz, silencio interior, no para aislarme, sino para escuchar la vida, escuchar las personas, escuchar la Palabra de Dios.

         

    Este Adviento a todos nos es necesario hacer desierto. La figura de San Juan Bautista es modelo en el tiempo de Adviento,  porqué se retira al desierto, el desierto es el lugar donde nos abrimos al Señor que nos quiere hablar al corazón.

     

    Hagamos ahora un momento de silencio y preguntemos a Jesús cómo le podemos abrir una ruta... y le pedimos que nos dé la virtud de la esperanza...

     

     

Información adicional