Camineo.info

Noticias opiniones y formación católica en internet
  1. Domingo XIV T.O
    CAMINEO.INFO.-

    ZACARÍAS 9, 9-10
    SALMO 144
    ROMANOS 8, 9. 11-13
    MATEO 11, 25-30

    Contemplamos hoy a Jesús contento, alegre, por como su Padre ha “organizado” el tema, la movida, de la salvación. “Te doy gracias, Padre,..., porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla”. El sencillo es el que recibe la salvación. Dios se revela a los sencillos.

    Esto para nosotros es una interpelación: ¿soy sencillo? ¿siento que Dios se me revela? Y si veo que no lo soy demasiado: ¿cómo puedo ser más sencillo? ¿Voy creciendo en sencillez o cada vez soy un poco más complicado? Este texto de hoy, lo hemos escuchado muchas veces: ¿he pedido a Dios el don, la gracia, el regalo, de ser sencillo? Todo lo que vemos que Jesús propone en el evangelio, lo hemos de pedir, implorar, porque son gracias que El nos quiere conceder.

    Yo no sé si en el plan de Dios entra que nos dé la sanación del abuelo o de la abuela, lo que sí sé, es que Dios nos quiere dar el don de la sencillez.

    ¿Y qué quiere decir ser sencillo? “Sencillos” no quiere decir ignorantes o incultos. Hay gente ignorante, que no son sencillos, hay gente muy inteligente, que sí son sencillos.

    La sencillez es una actitud del corazón. Sencillos son los que, son como niños, se sienten pequeños, reconocen sus limitaciones, la necesidad de ayuda, su pecado (por esto, empezamos la misa con el acto penitencial, para ponernos ante Dios, como aquello que somos, débiles pecadores) y esto les lleva a abrir el corazón a Dios, a ser dóciles, a necesitar a Dios, porque ven que solos no pueden nada.

    Yendo a lo concreto, un ejemplo: el sencillo es el que siempre justifica a los demás, los mira con benevolencia, los entendidos son los que siempre juzgan y critican. Hace tiempo una señora me dijo: “Padre, ¿que está enfadado conmigo?”. Yo me la miro extrañado: “¿y por qué dice esto?” “Es que el otro día iba por la calle y me giró la cabeza”. En lugar de justificar, de mirar con benevolencia: “no me habrá visto” “debe ir preocupado”... que es lo que pensaría un corazón sencillo, sale el juicio, la crítica.

    Y de cosas como estas, yo el primero, ¡hacemos muchas...! porque somos poco sencillos.

    Para nosotros, el modelo de sencillez es María. Si alguna cosa caracteriza toda la vida de María, es su sencillez. Si hay situaciones que nos parece que no actuamos con sencillez, preguntémonos: ¿qué haría María?

    Seguimos avanzando en el evangelio: “venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados;... cargad con mi yugo... porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera”. Este yugo del que habla Jesús, suave y ligero, es una contraposición al yugo de los fariseos, que es un fardo pesadísimo. Con más de seiscientas prescripciones a cumplir, el yugo de los fariseos, se había hecho insoportable. Y Jesús propone otro!

    Hoy ya no tenemos el yugo de los fariseos, pero tenemos otros yugos muy pesados:
    . el yugo de una espiritualidad mal vivida: por ejemplo, voluntarista, que sobrevalora los compromisos de piedad, la persona es valorada por su capacidad de cumplir los compromisos. Si los compromisos se cumplen, la persona va bien, si los compromisos no se cumplen, la persona tiene poca voluntad, le falta generosidad. En el fondo, pensamos, que no es la gracia lo que santifica, sino lo que ellos hacen. Valoran más los esfuerzos activos que pasivos. Se ve más santificante la iniciativa humana que la iniciativa de Dios. O el yugo de una espiritualidad a mi medida .. “yo me lo guiso yo me lo como”…

    . el yugo de la apariencia, lo que pensarán los otros. Por este yugo hay personas que en el verano, se cierran una semana en su casa, para hacer ver que han marchado de vacaciones. El pesadísimo yugo de la apariencia, que tiene muchas manifestaciones.

    . el yugo de la moda... es que esto ya no está de moda... ¡¡y no nos lo ponemos!!, y ¡¡¡hemos de comprar más...!!! Dice el Kempis: “El lujo es un artificio de la vanidad para ocultar la miseria del alma. (S. XV)

    . el yugo de un cuerpo perfecto, ayer con los adolescentes de la kt-kolla nos bañamos en una piscina, unas cuantas horas, al acabar una chica, delgada, decía: “que bien, nos habremos adelgazado un poquito”. El yugo pesadísimo...

    . el yugo de una economía que para funcionar parece que necesite esclavos y no personas libres.

    ¡¡Y tantos otros yugos!! Y Jesús nos quiere liberar de estos yugos, pesadísimos, que nos cansan, que nos agobian, que nos roban la vida. Seguir a Jesús, “venid a
    mí”, comporta irnos liberando de estos yugos y poder descansar en Él: “yo os aliviaré” “encontraréis vuestro descanso”.

    Liberados de los yugos, siguiendo a Jesús, descubrimos un reposo y un descanso en el Señor que nos retorna la vida.

    Que la comunión con Jesucristo, benévolo y humilde de corazón, nos ayude a ser más sencillos, desprendernos de nuestros yugos y aprender a reposar en el Señor.

  2. El escritor Jesús Cortés presenta en La Línea " La hermosa paradoja del manzano" en la biblioteca José Riquelme

    En la tarde de ayer, la biblioteca municipal se engalanó para comenzar las presentaciones de libros de autores locales. La primera presentación fue la de la obra de Jesús Cortés Pendón, con su libro sobre Irena Sendler y los niños judios del gueto de Varsovia

    El patio de la comandancia, preparado siguiendo las medidas higiénicas y de seguridad, acogió este acto en el que participó Encarnación Sánchez, concejal de cultura de la ciudad.

    Cortés preparó un acto que mezcló momentos de poesía y música. En el acto, Antonio Ruiz, joven pianista linense interpretó el nocturno de Chopin número 20 antes de que el autor de la obra recitara sus poemas.

    La presentación del libro fue llevada a cabo por don Francisco Cano Colera, profesor del ÍES Menéndez Tolosa quien decía en su presentación que la obra de Cortés se presentaba como una respuesta al sufrimiento y explicaba la historia de Irena Sendler comentando el evangelio del buen samaritano.

    Antes de las palabras del autor, Alia Ruiz Castillo, interpretó una canción compuesta por el mismo Jesús que forma parte del musical de esta obra que representarán los alumnos del CEIP SANTIAGO, donde Cortés da clases.

    Jesús Cortés Pendón recitó algunos poemas de su libro incidiendo en el mensaje de su obra que es: “Si existe el amor, todo cambia”.

    Irene Sendler fue una joven católica polaca que salvó a más de 2500 niños judios del gueto.

    Un momento emotivo del acto fue el dedicado a la memoria de los gitanos que sufrieron la muerte en los campos de exterminio nazis. Para este momento, Cortés presentó un breve motivo flamenco compuesto por él para este ocasión. La pieza fue interpretada por Antonio Ruiz al piano, Jesús Lorente al cajón y al baile, Carolina González, directora del Centro artístico Zambra.

    Al acto que estuvo con aforo completo asistió: Doña Zuleica Molina, concejal de igualdad, Don Antonio Huertas Mateo, representando al Colegio de Trabajadores Sociales de Cádiz, don Alonso Quero responsable del Camino neocatecumenal de la parroquia de la Inmaculada de la que forma parte el autor y el sacerdote don Pedro Flores.

    Los beneficios que está obra dejen como derechos de autor irán destinados a colaborar con el Seminario Diocesano Misionero Redemtoris Mater de Cádiz.



  3. Falleció monseñor Marcos Martínez Lerena, pastor de La Cañada
    Monseñor Marcos Martínez Lerena, pastor del pueblo cañadero durante 52 años, murió este miércoles 1 de julio. Tenía 88 años

    Martínez Lerena nació en La Rioja, España, el 3 de septiembre de 1931 y a La Cañada de Urdaneta llegó en diciembre de 1968. Fue, hasta este primer día de julio de 2020, el párroco de la principal iglesia del municipio, la Inmaculada Concepción. 

    Su  trabajo al servicio del Pueblo de Dios lo motivó a fundar cuatro instituciones educativas, recuerdan desde la Vicaría de Educación de la Arquidiócesis de Maracaibo y las Escuelas Arquidiocesanas. Esos planteles fueron Escuela granja arquidiocesana María Alejandra Faría y las escuelas Elaina Rubio, Monseñor Domingo Roa Pérez y Felipe Rincón González.

    Se vinculó a mediados de la década de los años 70 al Camino Neocatecumenal. Fue miembro de   corales, capacitador profesional, profesor de sociología, de castellano y literatura en el Seminario Menor de Maracaibo, profesor de las Sagradas Escrituras, Teología Pastoral y administración parroquial en el Seminario Mayor de Maracaibo.

    "Dentro de sus actividades sacerdotales tenemos que fue miembro colaborador de la Acción Católica, director de Cursillos de Cristiandad, misionero de la Obra de Cooperación Sacerdotal Hispanoamericana, director del secretario arquidiocesano de Vocaciones Sacerdotales en el  Seminario Menor y organizador de las campañas vocacionales, director espiritual adjunto del Seminario Santo Tomás de Aquino, miembro del consejo presbiteral durante 12 años,  del consejo de órdenes y  del consejo económico", resume Antonio Aizpúrua, del extenso trabajo de monseñor Martínez Lerena.

    Para los cañaderos, el prelado era "El padre Marcos". Con humildad, al celebrar los 50 años como pastor de ese municipio dijo: “Solo he sido un siervo inútil, que ha hecho lo que tenía que hacer”.   

  4. No me gusta la bandera arco iris

    Ni me gustan las leyes que se van dictando y aceptando para conseguir la eliminación de nuestros valores y nuestra Patria

    La bandera arco iris está presente estos días hasta el empacho a pesar de ser una pura contradicción. Ignoro si han salido las zafias mojigangas en la que algunos individuos dan rienda suelta a sus más bajos instintos.

    Yo estoy de acuerdo con la reivindicación feminista, que defendía Lidia Falcón, de que las mujeres tienen unas cualidades intelectuales idénticas a los hombres para aspirar a cualquier puesto por sí mismas, sin necesidad de cuotas.

    Pero el reconocimiento de esta igualdad básica no puede generar al mismo tiempo la desigualdad que predica que el hombre heterosexual es machista y maltratador.

    Por desgracia, cuando no se tiene razón, se dicta una ley mordaza, la nefasta ley contra la violencia de género que anula la presunción de inocencia del varón y que se utiliza para arruinarle la vida a cualquier hombre. Las denuncias de mujeres arteramente asesoradas por profesionales para quedarse con la casa o el dinero son de sobra conocidas en los juzgados. Las que los jueces consideran denuncias falsas no se publican, pero si algún varón al verse perdido frente a su pareja la asesina, será proclamado en todos los telediarios como crimen machista sin más para escarnio y vilipendio. Si el asesino es extranjero se oculta.

    ¿No hay mujeres que matan a sus parejas? Seguramente, pero al dato no se le da publicidad alguna. Los que han alzado la voz pidiendo que el enfoque correcto sería hablar de violencia intrafamiliar, han sido rápidamente motejados de ser extrema derecha y por tanto silenciados.

    Pero al mismo tiempo que se abusa de esta ley que exige la existencia de hombres y mujeres, se introduce el bodrio de la ideología de género, en la cual cualquier hombre puede autodefinirse como mujer y cualquier mujer como varón. Este movimiento que va alargando su denominación LGTBI… para incluir todas las desviaciones posibles es el que está presente con su bandera en los edificios públicos, las furgonetas de correos,  las cadenas de televisión, las fachadas de los partidos y hasta ¡los logos de la Guardia Civil!

    Otro bodrio fue autorizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, lo cual es una absoluta contradicción. Son parejas estériles que luego buscan vientres de alquiler para presumir de descendencia o si se trata de lesbianas consiguen hijos por inseminación artificial.

    Para que estos “nueves derechos” se puedan inculcar a los niños desde pequeñitos quieren  proclamar leyes que eduquen en estas teoría disolventes de la familia, tal y como ha sido siempre, pero hay que ser progresistas, avanzados, seguir las directrices de los globalistas que quieren eliminar la institución familiar y la religión para hacer un mundo diferente e irreconocible.

    Estos globalistas que ocupan los puestos más influyentes en los organismos internacionales, están empeñados en disminuir la población del planeta a través del aborto y la eliminación de los mayores y lo van consiguiendo: los niños que han sido abortados superan a los muertos de las guerras mundiales y los mayores de 70 años los hemos visto caer como chinches en las residencias y si esto falla se dicta una ley de legalización de la eutanasia.

    Lo curioso de todo esto es que no es cosa solo de la izquierda, que sigue el libro rojo de Mao, sino también de la derecha incapaz de defender los valores ni la patria. Atentos a lo que hagan con la ley-mordaza de la memoria histórica. ¡Fascista quien se oponga!  Y además se les multa, se les detiene, se les encarcela y… todos callarán, como hasta ahora.

  5. Domingo XIII Tiempo Ordinario

    CAMINEO.INFO.-

    ¡¡Con qué radicalidad se expresa Jesús!! ¡Sorprende! ¡Nos descoloca! Esta radicalidad nace de un convencimiento profundo de Jesús: “sólo en la medida que, realmente, la persona me siga, encontrará la vida, la luz, la verdad, la felicidad.” Él es la vida. ¡Cuanto más cerca, más vida! Lejos de él, la muerte. Este convencimiento, esta certeza, lleva a Jesús a expresarse de esta manera.

     

    De esta certeza que habita en su corazón nacen las expresiones más exigentes de seguimiento de todo el evangelio: “El que ama al padre o a la madre más que a mí, no es digno de mí; y el que ama al hijo o a la hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que halla su vida, la perderá”.

     

    1. Sólo Dios puede hablar así. Un hombre no puede hablar de esta manera. Escuchando estas palabras entendemos que ante Jesús sólo hay dos alternativas posibles: “era un loco”, o “es Dios”. No hay una tercera vía... ¡¡Amar a Jesús más que a los hijos!! El que lo dice o es loco o es Dios...

    Descartemos que sea un loco, porque un mensaje tan sublime como el suyo, tan coherente con la naturaleza humana, tan inspirador para millones de personas, no puede ser fruto de la mente de un loco.

     

    Y si es Dios paremos mucha atención... porque lo que dice, lo dice buscando nuestro bien... Dios en Cristo nos hace el regalo más grande de nuestra vida. Dios en Cristo nos lo da todo. Cristo consciente de esto, se expresa de esta manera.

     

    Si todo esto es cierto, hemos de ser unos motivados por Jesús: para acercarnos a Jesús, para conocer a Jesús, para vivir su mensaje cada vez con más profundidad. ¡Y acabar enamorados de Cristo! ¡Dios en Cristo nos lo da todo!

     

    Todo esto nos habla del enamoramiento. Las frases de Jesús sólo la puede entender un enamorado de Dios. El que no está enamorado lo vive como una exigencia. El que está enamorado, como una motivación, como una gracia.

     

    Decía San Antonio María Claret: “Enamórense de Jesucristo y lo tendrán todo”.

     

    2. La Palabra de Dios que vamos proclamando cada domingo siempre ha de ser escuchada bajo este prisma: Jesús me comunica lo que es mi mayor bien...

     

    La palabra de hoy nos lleva a mirar nuestro interior... A valorar cómo estamos siguiendo, cómo estamos amando a Jesús, ... No creo que nadie diga: “¡soy un crack viviendo este evangelio!” “¡Lo estoy haciendo muy bien!” Más bien entendemos tantas, tantas, deficiencias, en nuestro seguimiento.

     

    Pero estas deficiencias hacen brotar una oración... “¡¡¡Señor, ayúdame a vivir esto que me propones!!!”. “Señor es que no puedo, soy débil, ..., ayúdame...”

     

    Dios se complace en la pequeñez de María, “ha mirado la humillación de su esclava”. También nosotros nos hemos de sentir pequeños y Dios se complace en  nuestra pequeñez.

     

    ¡¡Seguir a Jesús como nos lo propone hoy es una gracia!! ¡Hace falta pedirla! ¡¡Implorarla!! Un día y otro día... El cristianismo es más recibir que hacer cosas.

     

    ¿Qué lugar ocupa Cristo en nuestra vida?, ¿Tenemos la vida planteada para que aquello que más amamos sea  Cristo?, ... Vayámoslo rezando esta semana.

     

    Pidamos a Jesús que esta eucaristía nos ayude a seguir a Cristo como él desea ser seguido...

     

     

     

     

  6. El convento de La Santa acoge la ordenación de un diácono

    El convento de La Santa ha acogido la ordenación como diácono del carmelita Luis Carlos Muñoz Mories, que se había previsto para el 28 de marzo coincidiendo con el aniversario del nacimiento de Santa Teresa.

    De 45 años y natural de Ávila, el diácono realizó su profesión solemne como carmelita el 25 de enero, tras un “tiempo especial de espera y preparación” que ha transcurrido en la capital abulense, adonde llegó a principios del mes desde su convento actual en Úbeda (Jaén), donde falleció San Juan de la Cruz y adonde regresará ahora.

     

    “Mi vocación llega muy despacito y sin hacer ruido, con 15 años entré en el Camino Neocatecumenal que me llevó a decidir irme a Taiwan de misiones a los 21 años. Empecé a sentir que el Señor me estaba llamando al sacerdocio, y di el paso. Empecé en un Redemptoris Mater y más tarde hablé con don Jesús (el anterior obispo) y entré en el Seminario Diocesano de Ávila”, ha relatado. 

     

    “ Allí estuve cinco años y completé toda la formación en Teología, pero por diversas circunstancias, también por crisis de fe, decidí salirme del Seminario, y ahí empezó un proceso nuevo en mi vida de maduración personal y también en la vocación”, según el nuevo diácono.

     

    “Yo buscaba trabajo -ha relatado- tras salir del Seminario, y a través de un sacerdote de la diócesis acabé trabajando en la portería del convento de La Santa, haciendo las sustituciones de verano”.

     

    “Siempre atraído” por el Carmelo y por Santa Teresa, la santa “me agarró y no me soltó” en la vocación”, ha explicado el nuevo diácono antes de la ceremonia, oficiada por el obispo, José María Gil Tamayo.
  7. Su marido falleció por coronavirus tras 49 días en la UCI : así lo ha vivido Amparo desde la fe

    Amparo es una de las miles de personas que ha sido golpeada duramente por el coronavirus. A sus 69 años ha visto como su marido Ismael fallecía tras pasar 49 días en la UCI y 4 días en planta. Pese al sufrimiento y el dolor por esta gran pérdida, y en las circunstancias en las que se ha producido, su viuda está convencida de la misericordia de Dios y de que su marido pueda estar ya en el cielo intercediendo por ella y sus hijos.

    Ismael y Amparo llegaron hace 36 años a Castellón por motivos laborales. Tienen dos hijos y cinco nietos. Y durante este tiempo han vivido su fe en la segunda comunidad del Camino Neocatecumenal de la parroquia de la Santísima Trinidad de Castellón.

    Una vez que ha pasado un tiempo desde el fallecimiento de su marido, y ella ha pasado la cuarentena tras haber dado positivo por coronavirus, esta mujer ha dado su testimonio a la Diócesis de Segorbe-Castellón.

    "Me he sentido muy apoyada por la oración"

    De este modo, Amparo confiesa que ha sentido un dolor muy grande pero “a la vez me he sentido muy apoyada por la oración, porque tenido mucho tiempo para orar, y me he sentido muy apoyada por todos los hermanos y por tanta gente que ha estado rezando por nosotros”.

    La comunión de los santos se nota, yo lo he notado, y gracias a  esas oraciones me he podido mantener firme y esperando en el Señor. He estado dos meses y medio completamente sola en casa porque no podía entrar nadie, pero gracias al Señor, dentro de este sufrimiento he podido vivir la soledad en paz. Por eso digo que la oración de los hermanos es lo que más me ha acompañado”, agrega Amparo.

    Esta mujer reconoce que “al principio tenía la esperanza de que Ismael se iba a curar y que iba a salir, pero cuando ves la gravedad… empecé a pensar que nos dejaba y se iba con el Señor.  Ahora me mantiene el saber que Ismael está en el cielo, y que está velando por todos nosotros, porque creo en la vida eterna”.

    "Un don del Señor"

    Además, amparo asegura que siente enormemente sostenida por Cristo Resucitado. Asegura que “el Señor nos ha regalado que Ismael no muriera solo, pues los 4 días que estuvo en planta pudo estar acompañado por nuestra hija Myriam, ya que había pasado el coronavirus y tenía anticuerpos. Y ella le hablaba continuamente, rezaba mucho con él hasta el día que falleció. El ratito antes de fallecer, Myriam no dejo de rezar ni un minuto, para que sucediera lo mejor para su padre y que fuera lo que Dios quisiera. Ismael ha muerto con el Rosario en la mano y con mi hija acompañándole, y para mí eso es un don del Señor”.

    Del mismo modo, un elemento muy importante ha sido el entierro, pues pudo ser enterrado y no incinerado. “Por un día, gracias al cambio de fase, pudimos asistir quince personas en lugar de tres. Éramos pocos, pero se le hizo un entierro muy digno, con las oraciones, con cantos y salmos, y no le faltó de nada".

    “Después del cementerio me fui a hacer la prueba del Covid y di positivo, después de tanto tiempo encerrada en casa, y fue duro,  porque yo ya pensaba que me podía juntar con mis hijos y mis nietos después de tanta soledad. No lo entendí, pero cuando llegué a mi casa reflexioné. Estuve sola a ratos, pues mi hija venía algún momento, y eso me ha ayudado muchísimo, y rezar juntas, lo que para mí ha sido otro don del Señor. Ahora sigo en casa, ya he dado negativo y no tengo el virus, pero no tengo muchas ganas de salir. Recuerdo muchísimo a Ismael, pero de todo esto que hemos pasado me quedo con lo bueno, con todas las bendiciones que nos ha regalado el Señor, por tantas cosas que le quiero dar las gracias y decir Amén”.

  8. La diócesis norcoreana de Pyongyang será consagrada a la Virgen de Fátima

    La Eucaristía estuvo presidida por el Cardenal Andrés Soo-jung Yeom, arzobispo de Seúl y administrador apostólico de Pyongyang, diócesis de la capital norcoreana. Durante la celebración, el cardenal expresó su intención de dedicar la diócesis de Pyongyang a Nuestra Señora de Fátima.

    Entre los concelebrantes hubo cuatro auxiliares, Mons. Benedicto Son, vicario general; Mons. Timeteo Yu; Pedro Chung; Mons. Job Koo; junto a numerosos sacerdotes de Seúl, incuyendo a Mons. Mateo Hwang, vicario de la diócesis de Pyongyang, el Pbro. Aquiles Chung y el Padre Lucas Lee, respectivamente presidente y vicepresidente del Comité de reconciliación nacional, que organizó la conmemoración.

    Concelebró también Mons. Mario Codamo, responsable de los asuntos de la Nunciatura Apostólica. Algunos embajadores - de México, El Salvador, Timor Oriental, Filipinas - participaron en la Misa.

    La catedral estuvo repleta de fieles, laicos y religiosas, al máximo de su capacidad pero bajo la rigurosa observancia de las medidas sanitarias preventivas por el Covid-19. Antes de ingresar a la catedral, todos debieron pasar por un control de la temperatura, llevando una mascarilla, y luego permanecer sentados a una distancia de cuando menos un metro entre sí. No hubo cantos, pero el sonido del órgano acompañó la celebración.

    Entre los participantes hubo cerca de setenta miembros del Camino Neocatecumenal e inclusive algunos seminaristas del seminario Redemptoris Mater de Seúl, provenientes de varios países.

    En la homilía el cardenal tuvo momentos de visible emoción. En efecto, él es uno de los pocos obispos que vivió la guerra coreana en primera persona, ya que nació en 1943.

    El Card. Yeom recordó la extensa lista de muertos entre los soldados de los dos frentes y la de los civiles del Norte y del Sur (en total, casi dos millones), además de la tragedia de los refugiados y la persecución de los cristianos.

    «La razón por la que miro atrás – dijo - a nuestra historia de 70 años, y siendo que soy uno de los que ha vivido la guerra del 25 de junio de un modo directo, es para pedirles aunar todas las fuerzas y todos los corazones a fin de servir, como sea, a la construcción de nuestra Península coreana, de una sociedad en la cual todo el pueblo, tanto del Sur como del Norte, liberado de las ataduras del pasado a través de la ‘purificación de la memoria’ viva una vida verdaderamente humana, en la «verdadera paz que el Señor nos concede»(cfr Juan 14,27)».

    El año pasado, en la asamblea plenaria otoñal, los obispos de Corea decidieron conmemorar el 70mo. Aniversario del inicio de la Guerra de Corea a nivel diocesano, y no a nivel de conferencia episcopal, el 25 de junio del 2020. Es por ello que la arquidiócesis de Seúl celebró la Santa Misa de un modo sencillo, en una atmósfera cuyo sello distintivo fue la solidaridad internacional.

    Por gracia de Dios, hemos podido conmemorar adecuadamente esta jornada realmente histórica para Corea. El cardenal, con su homilía y con su declaración sobre la dedicación a la Virgen de Fátima de la diócesis de Pyongyang, que sufre persecuciones aún cuando carezca de visibilidad, exhortó a los fieles a una renovación espiritual, y a la nueva evangelización en la Península coreana.

Información adicional